fbpx

El color en cerámica depende de diferentes factores, por lo que cuando decoramos nuestra pieza no estamos viendo el resultado final. En este post te cuento una de las partes más interesantes y misteriosas del trabajo en cerámica: el uso del color.

¿Qué materiales dan color en cerámica?

Si pensamos en las vasijas encontradas en las excavaciones arqueológicas, el repertorio de colores de la prehistoria y el mundo clásico es poco variado. Encontramos el rojo de las llamadas cerámicas a la almagra, el negro, el blanco y diversos tonos ocre.

Todos estos ejemplos son decoraciones realizadas con engobes, es decir, con arcillas de colores o coloreadas con algún óxido colorante. Este es el primer paso para obtener color, utilizar los óxidos colorantes y mezclarlos con arcilla. Vamos a conocerlos.

¿Cuáles son los óxidos colorantes que se usan en cerámica?

Hay numerosos óxidos metálicos, denominados así por ser la combinación de un metal con oxígeno, como el óxido de hierro (FeO, Fe2O3), bióxido de manganeso (MnO2). o el óxido de cobalto (CoO2) que resisten la temperatura de cocción. Muchos de ellos se emplean desde la Antigüedad para colorear las vasijas y es que la búsqueda de la expresión artística necesita el color y en la naturaleza hay muchos materiales para obtenerlo.

Los óxidos metálicos se extraen de distintos minerales y se procesan para que puedan mezclarse con otros materiales cerámicos, aportando color. En la prehistoria se han documentado morteros de piedra con retos de almagra, por lo que vemos que ya desde tiempos muy recientes conocían la tecnología de transformación de las fuentes minerales de óxido de hierro, uno de los colorantes más usados. Poco a poco, se fueron incorporando materiales y colores a la paleta del ceramista.

Hagamos una lista con los principales óxidos metálicos que se usan actualmente para obtener el color en cerámica:

  • Óxido de hierro
  • Bióxido de manganeso
  • Óxido de cobalto
  • Óxido de cobre
  • Óxido de níquel
  • Óxido de cromo
  • Pentóxido de vanadio

Algunos de estos materiales se encuentran también en forma de carbonatos. Los más usados en cerámica son:

  • Carbonato de cobalto
  • Carbonato de cobre
  • Carbonato de manganeso

La principal diferencia entre óxidos y carbonatos es la capacidad de aportar color, teniendo más potencia los óxidos.

Todos estos materiales se pueden comprar para preparar colores de engobes y vidriados en los distintos distribuidores de cerámica. Los siguientes, por su toxicidad y peligrosidad, los emplea la industria y vienen incorporados en productos sintetizados y encapsulados para reducir la toxicidad.

  • Óxido de cadmio
  • Óxido de selenio
  • Óxido de antimonio

¿Qué color aportan en cerámica cada uno de ellos?

Cada material de los anteriormente nombrados aporta uno o varios colores, dependiendo de con qué otros componentes entra en contacto y a qué temperatura es expuesto durante la cocción.

Aunque las variables son muchas, sí hay unas líneas generales para guiarnos en la creación de color en cerámica.

Podemos diferenciar entre la gama cálida, compuesta por rojos, rosados, naranjas, amarillos y tierras; y la gama fría, en la que se incluirían los azules, malva, verdes y turquesas.

La gama cálida en cerámica

En términos generales, se pueden obtener tonos rojizos y tierras, así como negro con el óxido de hierro, rojos, amarillos y naranjas intensos con los preparados de selenio y cadmio; rosados y marrones con bióxido de manganeso.

La gama fría en cerámica

Del mismo modo, los azules pueden conseguirse con óxido o carbonato de cobalto, los turquesas con óxido o carbonato de cobre, los malvas y violetas con bióxido o carbonato de manganeso, y los verdes con óxido de cobre y óxido de cromo.

El cromo es un material muy especial y aporta gran diversidad de colores según variemos las temperaturas de cocción y las bases de vidriado en las que se incluya como colorante, llegando del verde manzana al rojo granate. Por sus especiales características, le dediqué una publicación hace tiempo que puedes leer aquí.

Factores que influyen en el desarrollo del color en cerámica

1.-La temperatura de cocción

En cerámica trabajamos con materiales que sufren un proceso físico químico que los altera definitivamente: la cocción.

Cuando aplicamos los colores, tanto en forma de pigmentos como engobes o vidriados, la apariencia es un tono grisáceo. No vemos cómo va a quedar tras pasar por el horno y por ello es conveniente realizar pruebas previas y trabajar con muestrarios. Una paleta de los materiales básicos y pruebas de las recetas que nos gustan nos ayudarán a ir menos a ciegas en el proceso de decoración.

El color se desarrolla durante la cocción, por eso no vemos el resultado hasta que no sale la pieza del horno. Por lo tanto, la temperatura de cocción será uno de los factores fundamentales para el color.

Hay materiales más refractarios que otros, es decir, que soportan mejor la temperatura. Algunos pueden cocerse tanto en baja como en alta temperatura, pero los resultados no van a ser los mismos.

2.-La presencia de fundente

Tanto para pigmento como para engobe o vidriado, la presencia de un material fundente es un factor que influye mucho en el color. El fundente potencia el color, lo intensifica.

Dependiendo del tipo de fundente, que puede ser borácico, alcalino o plúmbico, también encontraremos variedades en los resultados. Algunos óxidos metálicos dan verdes intensos si van acompañados de plomo y turquesas si el fundente es alcalino. Debemos asegurarnos de que elegimos el fundente adecuado o el resultado puede ser muy distinto al esperado.

3.-La base a la que se añade y el porcentaje de colorante

Si nuestra idea es preparar un engobe, dependiendo de la base de arcilla elegida, el comportamiento del colorante será más o menos intenso o necesitaremos más o menos porcentaje.

Con los vidriados sucede lo mismo, dependiendo de si es una base transparente o una base opaca, el porcentaje de colorante y el tipo de colorante puede dar múltiples resultados Aquí, una vez más, recomiendo hacer test con algunos de los métodos de cálculo de vidriados.

4.-Pasta cerámica de la pieza y aplicación

Por último, siempre hay que tener en cuenta que el color aporta resultados diferentes con cada barro. Si realizamos una pieza en terracota el resultado de pintar sobre ella será muy distinto a si nuestra pieza es de loza, gres o porcelana.

Las pastas cerámicas también incluyen en su composición óxidos colorantes, así que afectarán a la cubierta coloreada que les pongamos.

Conclusiones

El mundo del color en cerámica es amplísimo y precioso para aquellos que nos gusta investigar los materiales. En la industria cerámica hay cada vez más opciones y gamas de colorantes, engobes y vidriados para llenar de color nuestras creaciones.

Si tienes alguna duda, escribe tu comentario, entra en el foro (previo registro) o contáctame aquí. Muchas gracias por leer mi blog y espero que te haya resultado de utilidad.

Para aprender más sobre materiales cerámicos…

EnglishFrenchPortugueseSpanish
WhatsApp Contactame por WhatsApp