fbpx

Tardé mucho en decidirme a probar el trabajo con la porcelana, ya que estaba muy cómoda con mi gres de toda la vida. La porcelana ha fascinado a generaciones de ceramistas, desde las primeras producciones en China hasta los artistas contemporáneos, esta pasta es tan peculiar que nunca se pasa de moda. Aún así tiene sus peculiaridades y el trabajo con ella no resulta siempre sencillo. Afortunadamente, podemos mejorar las cualidades de la porcelana añadiendo papel. En este artículo os cuento cómo hacerlo y qué ventajas obtendremos.

¿Cómo preparar paperclay?

Si te gusta la cerámica seguro que has escuchado mil veces la palabra paperclay. Hay un sinfín de tableros en Pinterest que puedes curiosear para buscar inspiración y ver cómo otros artistas utilizan este material. Paperclay no es más que una pasta cerámica que obtenemos al mezclar papel con arcilla. Se puede probar con cualquiera, pero en este caso vamos a explicar por qué es especialmente interesante hacerlo con porcelana.

La porcelana tiene muchas cualidades maravillosas como la blancura, la delicadeza y ese aspecto traslúcido que nos encanta. Sin embargo, es un material muy poco plástico y resulta difícil de modelar, por lo que es muy común trabajarlo en molde. Aún así, la porcelana es quebradiza y suelen producirse muchas fisuras debido a la gran contracción que sufre en la cocción.

Para aportarle flexibilidad, por decirlo de algún modo, y facilitar esas contracciones, podemos añadir papel.

Materiales y proceso

Los materiales que podemos añadir son muy variados, desde papel maché a papel higiénico (ahora tan cotizado), papel de cocina o cartón de huevos como me gusta a mí. Se trata de experimentar y de ir probando porcentajes hasta que encontremos la mezcla que se ajusta a nuestras intenciones. A continuación te cuento cómo preparo yo la mía, para que te sirva de base en tus propias investigaciones.

Creando tu pasta paso a paso

A mí me gusta utilizar cartón de huevo porque es algo que siempre tengo en casa y que me permite incluir un material reciclado. Antes de añadirlo a la porcelana lo tengo varios días en agua para que se ponga blandito, luego lo pico y lo bato con una batidora. A esa mezcla le voy añadiendo la porcelana en polvo hasta que me gusta la textura. Tenéis un vídeo de esto en las stories de Instagram Momentos de Taller, así podéis ver el aspecto de mi pasta.

A continuación lo extiendo en una superficie porosa (genial si tenéis placas de escayola) y dejo que se vaya secando. El último paso es amasar bien y preparar las pellas. No es recomendable guardarlas durante demasiado tiempo, ya que salen hongos y empiezan a desprender un aroma poco apetecible…Mi consejo es preparar cada vez la cantidad necesaria para vuestro proyecto.

Una vez modeladas las piezas, se ponen a secar y luego al horno. Aquí me gustaría comentar otra de las ventajas de esta pasta. Gracias a la estructura molecular de la celulosa, el agua se elimina con mayor facilidad, y podemos realizar así piezas macizas o incluso no preocuparnos si no están completamente secas antes de la cocción (cosa impensable con el resto de pastas).

Ideas para jugar

Todo el proceso de preparación de la pasta puede resultar muy divertido y a mí me gusta tomármelo como un juego. Una actitud abierta te permitirá incluir además otros elementos en la pasta para obtener texturas. Los resultados suelen sorprender positivamente, no te imaginarías nunca la belleza que se puede crear con materiales tan cotidianos.

Placas de porcelana con cartón de huevo.
Maquetas de porcelana con papel más aditivos (la blanca lleva arena volcánica y la marrón está teñida con bióxido de manganeso)

¿Qué le puedo añadir?

Como te contaba antes, las opciones son muy variadas y se trata de probar. Hay cosas que no funcionan, así que para ahorrarte decepciones te lo cuento ya: no valen conchas de la playa, garbanzos, lentejas y alubias.

Sin embargo dan muy buen resultado las arenas volcánicas, la pasta tipo maravilla o sopa de letras, cordones y cuerdas finas de fibra vegetal, las semillas, los trocitos de tela

¿Se puede teñir la paperclay?

Otra cuestión interesante, pero de la que habría que hablar con más extensión es el teñido de pastas. Por supuesto que se puede teñir, en la imagen de arriba podéis ver una muestra hecha con bióxido de manganeso. Se puede añadir cualquiera de los óxidos metálicos (cobre, cobalto, níquel, cromo, hierro,manganeso), pero recomiendo hacer pruebas pequeñas primero, ya que los puntos de fusión son muy diferentes y pueden afectar. También se pueden usar colorantes, os recomiendo para ello la serie P (de Prodesco).

Cuentas de porcelana teñida

Un poco de inspiración…

Para terminar me gustaría comentaros que hay un libro estupendo que se llama Paper clay, art and practice con el que podéis profundizar más sobre el tema. Si os interesa experimentar con mezcla de materiales para conseguir pastas únicas, hay otros, Additions to clay bodies, que trata el tema desde el punto de vista de la cerámica más experimental, mostrando el trabajo de diferentes artistas.

Respecto a artistas que trabajen este material, la lista es larga, pero podéis mirar el trabajo de los belgas VINCENT  KEMPENAERS y MARIE CHANTELOT, de la brasileña VALERIA NASCIMENTO y de nuestra RAFAELA PAREJA, que además de ser una gran artista es una mujer excepcional con la que he organizado varios cursos (desde la Asociación Soul&Clay, de la que fui cofundadora) y resultaron experiencias geniales. En mi galería de obra podéis ver Para mis adentros, un trabajo que realicé hace años con este material y se expuso en Cádiz en el Certamen Reciclar Arte.

Como siempre, podéis preguntarme dudas comentando el post o por mail. ¡¡Un abrazo a todos y a seguir con el barro!!

EnglishFrenchPortugueseSpanish
WhatsApp Contactame por WhatsApp