fbpx

Compartir momentos y crear recuerdos es el principal objetivo de mis experiencias artísticas. Abrí el taller en junio y han sido muchas personas las que han venido a disfrutar de una mañana o una tarde de arte junto a sus amigas y familiares. Estoy contenta y emocionada de poder formar parte de esos recuerdos. En este post os cuento cómo lo estoy viviviendo.

Las ganas de crear y compartir

2020 está siendo un año difícil para todos y precisamente ha sido en el que ha arrancado mi proyecto personal de hacer de mi finca La Escalera un espacio creativo y de encuentro. Con el confinamiento quedaron paralizados todos mis talleres y experiencias, pero ahora estoy feliz de contar cómo ha sido este primer mes de visitas, encuentros y actividad artística.

Quizá por haber estado encerrados, ahora valoramos más el reencontrarnos con amigos, familiares y personas queridas. Muchas de las que han venido son amigas, primas, madre e hija, compañeras, que aunque siempre han valorado su relación, ahora son más conscientes del enorme privilegio que es estar con los nuestros y disfrutar de su compañía.

Muchas personas han empezado a realizar actividades artísticas durante la cuarentena. Han hecho cursos, han desempolvado pinceles y demás materiales de aquella vez que se apuntaron a clase de dibujo, han retomado viejas aficiones que la falta de tiempo relegó a un segundo plano, y se han dado cuenta del enorme poder del arte para hacernos sentir bien.

Las ganas de crear y de compartir se notaban por las redes sociales. Me encantaba ver los proyectos que cada una hacía y me comentaban que les apetecía mucho venir al taller para probar con el barro.

El Espacio Creativo como lugar de reencuentro

Con esta referencias en mente, pensé que lo mejor que podía ofrecer en mi taller era un lugar de reencuentro para esas personas que me habían seguido por redes. Así diseñé las EXPERIENCIAS, pensando en que pudieran venir de dos en dos o pequeños grupos de amigas que quisieran disfrutar del arte, la naturaleza y de estar juntas haciendo algo creativo. Estoy muy contenta porque todas ellas han sido gente estupenda con una actitud positiva y que han disfrutado mucho.

Las experiencias más elegidas

En La Escalera puedes elegir pintura, modelado, vajilla, figura, color, arteterapia….pero con diferencia hay dos experiencias preferidas. ¿Te imaginas cuáles?

La estrella, por ahora, es el torno alfarero. Sentarse a la rueda y hacer cuenquitos y pequeñas vasijas es una de las experiencias que más me piden. Y una de las más divertidas, también hay que decirlo, porque se genera un ambiente lúdico que me gusta mucho. Y es que el torno no es un juguete, pero jugar con él es una sensación que engancha.

La siguiente en demanda es la experiencia ceramista por un día. Es la más flexible y abierta de todas, ya que, aprovechado que son para poca gente, las estoy tratando de una forma muy personalizada. Hay personas que han hecho vajilla, otras han decidido orientarse más a la escultura, muchas aprenden a hacer vasijas con diferentes técnicas. Hay muchas posibilidades en el mundo de la cerámica y esta experiencia te lo pone fácil para introducirte en él.

Mi visión de las experiencias artísticas

Cuando me preguntan a qué me dedico y cuento cómo organizo los talleres y las experiencias, reconozco que me da mucha felicidad decir que recibo a personas geniales en mi casa-taller y nos divertimos juntas enredando con el barro. Cuento que jugamos, que nos reímos, que nos contamos cosas y que se genera un ambiente buenísimo de creatividad y complicidad.

La mayoría de las personas que vienen a disfrutar de una experiencia no se dedican profesionalmente al arte o a la cerámica, vienen de ámbitos muy diferentes. Pero todas tienen en común las ganas de vivir y de disfrutar compartiendo, y la curiosidad de descubrir un mundo nuevo. A mí esa parte me parece fascinante. Siempre he creído que la arcilla como material tiene algo especial que conecta con las personas. Quizá porque sea uno de los primeros materiales que la humanidad transformó, quizá porque la cerámica nos rodea, o quizá simplemente por lo agradable que es tenerlo en las manos.

El caso es que mi experiencia con este sistema de clases no tan formales, donde la espontaneidad, la curiosidad y la diversión son partes fundamentales en el enfoque, está siendo fantástica. No puedo más que agradecer a todas las personas que me visitan los ratos tan agradables que compartimos. Y es que, al fin y al cabo, la vida es eso…estos buenos ratitos que se quedan con nosotras y forman parte de nuestra historia.

Si estás pensando en hacer cosas nuevas este verano o retomar tus actividades artísticas, te invito a que me visites y conozcas La Escalera…seguro que encontramos algo para ti. Para cualquier duda, me puedes contactar aquí. ¡Hasta pronto!

EnglishFrenchPortugueseSpanish
WhatsApp Contactame por WhatsApp