fbpx

¿Por qué hablamos de la viscosidad de los vidriados hoy? Pues a raíz de una pregunta de un amigo sobre unos vidriados preciosos que están ahora muy de moda y que seguro que habréis visto en redes…

Estábamos comentando los efectos que consiguen algunos ceramistas y se me ocurrió que él no sería la única persona que se había cuestionado qué es la viscosidad y cómo trabajar con ella, así que aquí esta mi respuesta.

Algunos de los artistas que más utilizan este tipo de efectos son Brian Rocheford, Takuro Kuwata o Kiyoshi Kaneshiro. Por si no los conoces, te dejo los enlaces a sus webs y añado algunas imágenes aquí.

Como puedes ver, todos ellos crean piezas en las que superponen capas de diferentes vidriados que aportan texturas y efectos especiales. Exceptuando la primera imagen, en el resto podemos observar que las piezas tienen una base de color sobre la que se disponen las gotas o los goterones de vidriado de otro color. ¿Y cómo se hace esto? Pues aquí entra la viscosidad de los vidriados. Una cualidad fundamental para conseguir éstos y otros efectos. Te cuento un poco más a continuación.

¿Qué es la viscosidad?

Cuando hablamos de la viscosidad de los vidriados cerámicos, nos referimos a una de las cualidades que tienen y que permite que se adhiera a la pieza. Un vidriado viscoso es lo contrario de uno deslizante.

Seguimos observando las piezas de estos artistas. ¿Cómo describiríamos sus cubiertas? Sin lugar a dudas, lo primero que diríamos es que son opacas. Me paro en este punto porque una de las características de los vidriados transparentes es su fluidez, se deslizan o chorrean por la pieza. Sin embargo, los vidriados opacos se mantienen en su sitio y eso es gracias a que su viscosidad es mayor.

¿Qué material o materiales influye en la viscosidad?

Hay un elemento fundamental para aportar viscosidad a un vidriado: la alúmina. La alúmina es óxido de aluminio y su fórmula química es Al2O3. Es una de las materias primas que no faltan en un taller. Como tiene un punto de fusión muy alto, por encima de los 2000ºC, se emplea para pintar las placas del horno y protegerlas. Te dejo un aquí el enlace a un vídeo de Instagram en el que explico cómo pintar las placas.

Aunque es muy útil, no es esa alúmina la que estamos buscando cuando queremos introducirla en un vidriado. ¿Cuál entonces?

Si recordamos, la fórmula química de la arcilla es SiO2 * Al2O3 * 2H2O. Ahí tenemos la alúmina que necesitamos: es la que está presente en la arcilla.

De este modo, cuando queremos aumentar la viscosidad de un vidriado, necesitamos incluir en la fórmula un porcentaje elevado de arcilla. El porcentaje dependerá de qué tipo de fundente estemos empleando y del resto de componentes, pero es la clave para conseguir una buena viscosidad y asegurar la adherencia a la pieza.

¿Qué influye entonces en el efecto contrario? ¿Cómo consiguen los artistas que queden esas gotitas suspendidas, resbalando? Hablemos ahora de la fluidez.

La fluidez en los vidriados cerámicos

Cuando queremos decorar una pieza con estos efectos tenemos que jugar con muchas variables y hacer muchas pruebas. Las dos primeras cosas a tener en cuenta son que el esmalte de base sea viscoso y que el de arriba (las gotitas) sea fluido.

La fluidez es la capacidad de deslizarse que tiene un vidriado cuando está fundido en la cocción. Si es muy fluido, caerá por la pared de la pieza y aterrizará en nuestra placa de horno, estropeándola, ya que se convierte en un ácido corrosivo. Para evitar catástrofes y dramas de taller, es recomendable pintar las placas con una mezcla de 50% alúmina y 50% caolín, disuelto en agua y aplicado con brocha, como te explico en el vídeo. Para esmaltes especialmente fluidos como la venturina, es necesario, además, usar soportes que luego podamos romper y retirar. Otra opción es emplear los vidriados fluidos sólo al interior de las piezas, así evitamos los riesgos derivados.

En la fluidez influye también la temperatura de cocción y el mantenimiento que hagamos para la maduración del vidriado. Igualmente, el espesor de capa y el tipo de barro de la pieza, también tienen su parte. Los vidriados son normalmente más deslizantes sobre porcelana que sobre gres, ya que el gres es más poroso.

¿Qué material influye en la fluidez?

Si en la viscosidad el responsable es la alúmina, en la fluidez quien actúa es el fundente. Los fundentes son aquellos materiales que permiten que la mezcla de elementos de nuestro vidriado alcancen su punto de fusión durante la cocción y se fundan, creando un líquido semejante a la miel.

Los principales fundentes de baja temperatura son los carbonatos de sodio, potasio y litio, el óxido de plomo y el bórax. En alta temperatura, los feldespatos de sodio, potasio y litio, así como el óxido de calcio.

Por composición, los vidriados transparentes son más fluidos que los opacos, ya que llevan mayor cantidad de fundente y además no contienen opacificantes, que restan fluidez.

Conclusión

La viscosidad es, como ves, una propiedad muy importante en los vidriados cerámicos. Nos permite ajustar la adherencia del vidriado al cuerpo cerámico mediante la adición de alúmina, presente en la arcilla. Desde el punto de vista creativo, jugar con la fluidez y la viscosidad de las diferentes capas de vidriado permiten crear piezas tan increíbles como las de los artistas que te presentaba al inicio del post. Como siempre, conocer los materiales te permitirá llevarlos a puntos extremos para obtener efectos especiales.

Por último, si te interesa profundizar más, puedes visitar mis clases online sobre materiales y vidriados cerámicos. Si tienes alguna duda, escribe tu comentario o contacta conmigo aquí. ¡Hasta la semana que viene!

EnglishFrenchPortugueseSpanish
WhatsApp Contactame por WhatsApp