Hoy, vaciando cajas de mudanza de esas que siempre quedan olvidadas, me he llevado una alegría. Me he reencontrado con un antiguo trabajo: un relieve en terracota del dios maya Kauil.

Este relieve representa al dios Kauil, protector de la realeza en el mundo maya. Está modelado a mano y tratado con engobes.

Esta pieza es una placa de 40 por 20 cm sobre la que modelé el relieve del dios. El barro es una terraclara de baja temperatura y el acabado lo conseguí aplicando diferentes engobes y óxidos metálicos, principalmente de hierro y manganeso.

El mundo de los dioses mayas es muy interesante. Yo me aproximé a él cuando estudiaba el doctorado en la Complutense y ahora, desgraciadamente, lo tengo muy perdido. Este dios en concreto me gustaba mucho y por eso hice el relieve.

La pieza original en la que se inspira es una especie de hacha llamada entre los mayistas “cetro maniquí” (manikin scepter) y que representa las ideas del rayo y de la serpiente simultáneamente. Es un dios relacionado con estos símbolos y se consideraba protector de la realeza.

Para aquellos que queráis conocer más el mundo de la mitología maya, os recomiendo un libro: An Illustrated Dictionary of The Gosd and Symbols of Ancient Mexico and the Maya, de Mary Miller y Karl Taube (Editorial Thames&Hudson).

WhatsApp Contactame por WhatsApp