fbpx

En la entrada anterior te contaba cómo trabajamos la identidad y la personalidad en un taller de arteterapia y pintura corporal. En esta ocasión quiero hablarte de cómo podemos enfocar la autoestima y la motivación con arteterapia.

Todo está relacionado y las personas vamos formando en nuestra vida un conjunto de pensamientos, emociones, vivencias, creencias, relaciones y actos que nos identifican y marcan nuestra personalidad. Ni los pensamientos ni las emociones somos nosotros, pero los pensamos y las sentimos y nos vemos afectados por ellos.

Desde el enfoque de la arteterapia, podemos aprender a identificarlas, escucharnos y mejorar nuestra autoestima y motivación personal.

¿Cómo nos vemos?

La autopercepción es un tema fundamental y profundo en psicología sobre el que podemos trabajar toda nuestra vida y sobre el que hay diversas teorías. La forma en la que nos vemos puede estar más o menos ajustada a la realidad, puede ser positiva o negativa, e incluso somos incapaces de ver cosas nuestras que para los demás son evidentes (puntos ciegos). La forma de vernos se conjuga con la forma en la que nos ven.

¿Cómo nos han tratado?

El ser humano se desarrolla en sociedad y tiene la capacidad de pensar sobre sí mismo. A través de la información que recibimos del exterior vamos construyendo la imagen que tenemos de nosotros. Según nos hayan tratado, esa imagen será diferente.

La autoestima es uno de los aspectos más importantes en la construcción de la persona. Si desde las primeras etapas de la vida hemos recibido amor incondicional, apoyo y seguridad, posiblemente nos veamos como personas válidas y seguras, capaces de afrontar las vicisitudes de la vida.

Por el contrario, si hemos sufrido carencias emocionales, desarrollado apegos no sanos, hemos recibido bullying o críticas negativas en el entorno familiar, entonces es probable que nuestra autoestima esté dañada y nos sintamos frágiles y no válidos.

Autoestima y autopercepción

La forma en que nos vemos está directamente relacionada con el valor que nos atribuimos y, en consecuencia, con la forma en la que nos tratamos.

Una persona con una buena autoestima se equivocará, pero no hará leña del árbol caído y volverá a intentarlo. No dirá «soy un desastre» o «soy un fracaso», analizará el fallo y pensará cómo mejorar sin castigarse.

Autoestima y motivación

Cuando tenemos problemas de autoestima, falta de confianza y poca seguridad en nosotros mismos, es muy difícil motivarse. Encontrar la motivación y saber mantenerla es importante para conseguir objetivos. Cumplir objetivos, a su vez, es importante para sentirnos bien y con la sensación de ser capaces. Sentirnos capaces ayuda a fortalecer la autoestima y poco a poco podemos empezar a plantear metas más ambiciosas.

Todos en ocasiones hemos sufrido falta de motivación y una consiguiente bajada de autoestima. Ambas son temáticas que la arteterapia puede ayudar a mejorar.

Arteterapia para mejorar la autoestima y trabajar la motivación

Una de las escenas que más veo como arteterapeuta es cuando la persona, antes de afrontar la obra en una sesión, dice: «Yo no sé dibujar» o «A mí me va salir un churro» o «Mi dibujo parecerá de un niño pequeño».

Todas esas afirmaciones responden a creencias limitantes que vienen de esa información exterior. Quizá en tu casa tu hermana era la que mejor dibujaba, en el colegio te dijeron que no valías para el arte, en la facultad te viste abrumado por la comparación con compañeros brillantes, alguien quitó valor a tu trabajo…miles de circunstancias van poniendo constancia a esa voz que nos autoboicotea.

Ser conscientes de que las tenemos es el primer paso para cambiarlas. Durante la sesión de arteterapia pueden ir surgiendo y las utilizaremos a nuestro favor, para mantenerlas a raya y crecer.

En arteterapia lo importante no es la obra, no buscamos un resultado estético ni un manejo de la técnica. No. Buscamos usar las técnicas para sacar lo que tenemos en el interior, para ver cómo nos sentimos y para escucharnos sin juzgarnos.

En arteterapia podemos decirle a esa voz: no importa si no sé dibujar. Importa que lo haga y que lo sienta, que disfrute el proceso y que analice el resultado con mi arteterapeuta.

Un ejercicio para mejorar la autoestima

Te propongo un sencillo ejercicio que puedes hacer en casa. La idea es que te tomes un tiempo para pensar cómo te ves. Realizar una meditación corta de diez minutos puede ayudarte. En ella te visualizas como una flor. ¿Qué flor eres? ¿Eres grande o pequeña? ¿Suave o tienes espinas? ¿De qué color son tus pétalos? ¿Dónde estás plantada?

Una vez terminada la meditación, estírate y prepárate para dibujar la silueta de una cabeza, solo el contorno. A continuación, llénala con lo que te venga a la mente. Puedes recortar cosas de revistas, pintar o dibujar. Recortar palabras y pegarlas dentro, o escribirlas, también es buena idea.

Te dejo estas ilustraciones de Martin Jarrie y Olaf Hajek que pueden servirte de inspiración.

Una vez terminado, reflexiona sobre lo que ves y ponle un título a la obra.

Un ejercicio para la mejorar la motivación

Una de las mejores formas de contrarrestar las creencias limitantes es crear frases de afirmación. Cuando te descubres diciéndote «no puedes» o «no sabes», encontrarás la contrapartida en «Soy valiosa» o «Soy capaz de hacerlo». Al principio, esa parte auto-saboteadora intentará que no te lo creas, porque no quiere perder poder. Pero con el tiempo, cuanto más te acostumbres a tratarte bien y a decirte cosas positivas, irá perdiendo fuerza.

El ejercicio que te propongo es buscar frases ilustradas que vayan contigo (es importante que sean cosas que de alguna manera sientas que son verdad o que conectan contigo para poder creerlas y afianzarlas) y dibujar alguna que te guste especialmente. Elige un papel bonito y dedícate un tiempo para que disfrutes la actividad. Si te gusta el lettering, es una ocasión idónea para practicar tu caligrafía o usar tus rotuladores preferidos.

Coloca la frase en un sitio visible en casa, donde la puedas ver con frecuencia.

Te dejo unas ilustraciones de inkflowergarden que son ejemplos preciosos. Hacerte un tablero con ellas puede ser un gran recurso.

Conclusiones

Como ves, nuestra autoestima está muy relacionada con cómo nos tratamos y cómo nos sentimos a la hora de afrontar metas y proyectos. Mejorar nuestra autoimagen es posible desde el enfoque de la arteterapia. Sentirnos mejor, tenernos más paciencia, aceptar y crecer, son aspectos que vamos trabajando en las sesiones.

Teniendo más confianza es más sencillo mantener la motivación y conseguir nuestros propósitos. Lograrlo alimentará a su vez esa confianza.

Espero que te animes a realizar los ejercicios y que compartas tu experiencia conmigo dejando un comentario. Para cualquier duda, puedes contactarme por WhatsApp o aquí.

Hasta pronto, quiérete mucho, y ¡muchas gracias por leer mi blog!

Para saber más sobre mis sesiones de arteterapia…

EnglishFrenchPortugueseSpanish
WhatsApp Contactame por WhatsApp