fbpx

La pasta egipcia es un compuesto de sílice con un fundente alcalino (sodio o potasio), un poco de cal y coloreado con óxido o carbonato de cobre, que al reaccionar con la temperatura aporta ese inconfundible color turquesa.

En este post te voy a contar su origen, veremos ejemplos de su uso en el Antiguo Egipto y te daré alguna fórmula para que puedas prepararla.

El origen de la pasta egipcia

Las primeras evidencias de esta pasta aparecen en el tercer milenio a. C, aunque parece que el conocimiento de la técnica provenía de Mesopotamia.

¿Para qué se usaba?

En el Egipto faraónico se desarrolló y llegó a altas cotas de dominio,empleándose en piezas de muy diversa índole. Podemos encontrar objetos relativamente simples, como los ladrillos vidriados que recubrían la tumba de Zóser en la pirámide escalonada (III dinastía), o bien ejemplos muy depurados de la técnica como las delicadas copas lotiformes del periodo ptolemaico.

Par hacer una clasificación básica según su uso, fundamentalmente podemos diferenciar los apartados siguientes:

  • Uso arquitectónico: revestimiento de las paredes de edificios singulares como tumbas.
  • Uso ritual: en Egipto se elaboraron multitud de amuletos. Son muy conocidos el Ojo, el pilar Djed, los ushebtis, el geniecillo Bes y otros más. También se encuentran representaciones de divinidades como Tueris (hipopótamo) e Isis.
  • Joyería y mobiliario: se han encontrado objetos de pasta egipcia adornando muebles y componiendo collares y otros complementos de vestuario.

A continuación te muestro una selección de piezas que se encuentran en la colección del Metropolitan Museum, todas de excelente factura.

Composición de la pasta egipcia

La preparación del compuesto requería materiales muy comunes en Egipto: sílice tenían en abundancia en la arena del desierto, fundentes alcalinos eran obtenidos de las minas de sal de sodio y potasio del Uadi Natrum, y el cobre llegaba del Mediterráneo y de Oriente Próximo.

La técnica de producción de estos objetos pasaba por elaborar la mezcla en las proporciones adecuadas y modelarla. Como tiene una textura muy inconsistente, normalmente se trabajaba por molde simple en el que se vertía el compuesto. Una vez seco, se horneaba en baja temperatura.

El proceso es similar a la producción de ladrillos vidriados de Mesopotamia, en ellos se depositaba la frita alcalina y luego se cocían. Esta frita alcalina es el vidriado más antiguo que se conoce y la dificultad técnica suponía que estos objetos vidriados fuesen considerados de prestigio y estuviesen sólo al alcance de las élites.

¿Cómo preparar pasta egipcia?

Recuerdo que durante mis años de formación como ceramista uno de los mejunjes que siempre estábamos locos por preparar era la pasta egipcia. No siempre salía y tenía la peculiaridad de tener que esperar a que se generase una «pelusilla» durante el proceso de secado de las piezas que garantizaba el éxito del acabado.

Te doy varias recetas para que puedas probar y ver cuál te gusta más.

  • Para 800º

bentonita 26% +nefelina sienita 24% + sílice 20% +Frita alcalina (CQ03) 16% + carbonato de sodio 4% + bórax 2%.

  • Para 900º

Sílice 66% + frita alcalina (CQ03) 20% + bentonita 8% + bicarbonato sódico 6%.

  • Para 1000º

Sílice 36% + feldespato sódico 34% + caolín 11% +bentonita 8% + bicarbonato sódico 10%.

Coloreando la pasta egipcia

El color se consigue añadiendo óxidos colorantes. Con un 2% de óxido de cobre obtendrás un color turquesa, puedes oscurecerlo en una proporción del 4%, si lo quieres azul, puedes usar 0,5% o 1% de óxido de cobalto.

Truco de preparación: se mezclan todos los componentes de la pasta a excepción de los que tienen sodio. Se disuelven en agua aparte los componentes de sodio y se vierte a la mezcla. Es muy importante añadir el sodio disuelto porque es así como penetra en la pasta y luego podrá ir aflorando a la superficie durante el secado, formando esa «pelusilla» de la que te hablaba anteriormente. La cantidad de agua es aproximadamente de 50 cc por 100 gramos de pasta en polvo.

Conclusión

La observación del entorno siempre nos permite aprender, esa «pelusilla» es la cristalización del sodio que aparecía espontáneamente ya en el V milenio a.C. en los talleres de cerámica. Los alfareros de Mesopotamia y Egipto se dieron cuenta de que con calor quedaba una película brillante sobre la arcilla cocida y empezaron a experimentar. Con pruebas y errores perfeccionaron la técnica y fueron capaces de realizar piezas magníficas como las que te muestro en este artículo.

Te animo a que pruebes las recetas y elabores tus propias piezas. Quizá empezar por cuentas de collar sería una buena idea, ya que son más sencillas y no necesitan mucha cantidad de material.

Si tienes dudas o quieres aprender la técnica más en profundidad, escríbeme y recuerda que tengo clases de cerámica online.

¡Gracias por leer y hasta la semana que viene!

EnglishFrenchPortugueseSpanish
WhatsApp Contactame por WhatsApp